<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d15073566\x26blogName\x3dM%C3%ADrame,+que+te+estoy+hablando\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://anuski.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://anuski.blogspot.com/\x26vt\x3d8191894020025144467', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

sábado, agosto 18, 2007

Hace dos años, dos semanas y un día...

Hace dos años y dos semanas y un día empecé con esto. ¿La intención? Ni idea. Supongo que darle una segunda oportunidad a esto de la blogosfera (¿se dice así?) y retomar el tema de una forma más mía que anteriormente. Y supongo también que todos los que tenemos un “templo del egocentrismo”, como dice alguna persona, necesitamos ser leídos.
La verdad, no sé si me lee nadie, o si a estas alturas de la vida queda algún asiduo de los de antes.
Pero esto se ha convertido en mi casa, en un espacio mío y sólo mío (y de Blogger) donde hago lo que quiero. Un rinconcito donde puedo expresar mis pataletas, mis llantos y mis alegrías. Donde puedo dar vida a los personajes de mis historias con sólo unas palabras, y quitársela con la misma facilidad.
¿Qué era de mí y qué es ahora?
El 2005 es recordado con añoranza por algunos, por ser el año emocionalmente más completo, el año que vivimos con más intensidad, en el que un grupillo de personas rondando los 20 aprendía a vivir e intentaba volar con unas alas de cartulina, buscando su camino.
A día de hoy, aún no lo he encontrado, pero tampoco tengo mucha prisa por hacerlo. Porque al fin y al cabo, lo interesante es la búsqueda y, una vez encontrado el objetivo, se pierde la gracia. ¿Compensa? Pues no lo sé, pero si compensa cambiar el caos por la rutina, que lo haga dentro de un tiempo.
Hasta entonces aquí seguiremos... con nuestras alas de cartulina.

Etiquetas:




2005 ... eso merece un post en Sueños Rotos...

Por cierto, tu blog me sigue haciendo daño a la vista ¬¬  


Pues a mi me gusta el rojo y negro, y si entro "envezencuando" y leo esto.  


Publicar un comentario

Creative Commons License


Gracias a Blogger

Template sacado de Blogger Templates
courses: .fr.tw.cn.ru