<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d15073566\x26blogName\x3dM%C3%ADrame,+que+te+estoy+hablando\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://anuski.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://anuski.blogspot.com/\x26vt\x3d8191894020025144467', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Si te quedas conmigo aquí,

verás que mi palabra viste de rojo carmesí...

lunes, enero 30, 2006

Paris la nuit

Siento sus dedos en mi espalda. Tumbada bocabajo sus manos me acarician suavemente recorriendo mi columna desde la nuca.
Se tumba a mi lado y me abraza, girándome hasta tener mi espalda contra su pecho. Puedo sentir su respiración, lenta, profunda, tranquila.
Disfruto unos momentos del abrazo, del tacto de su piel del color que desprende su cuerpo. Me giro hacia él, le abrazo y beso sus labios con ternura. Hacemos el amor mientras mis labios recorren su cuello. Sus manos firmes sujetan mi cuerpo, marcando el ritmo, haciéndome sentir cada roce, llenándome de felicidad.
Nuestros cuerpos se unen en un momento mágico. Durante unos segundos puedo sentir su cuerpo como si fuera mío.
Nos fundimos en un abrazo. Se incorpora y me mantiene entre sus brazos, siento la satisfacción de ser indestructible, nada puede hacerme daño.
Y en sus brazos rompí a llorar. Tal vez de felicidad, tal vez de pena, por todo y por nada.
Cubierta con el susurro de su voz, diciéndome palabras cariñosas, se hizo la eternidad, invadida por una paz extraña. Mi amante imaginario se difuminó, desapareciendo de mi mente, dejándome en el paladar el sabor agridulce de aquel libro de Valérie Tasso y la duda eterna sobre el verdadero amor.
¿Amamos acaso a esa persona o a la sombra formada por la fantasía idealizada que fabricamos en ella?


Una canción: Corazón oxidado - Fito y Fitipaldis

Etiquetas:



Creative Commons License


Gracias a Blogger

Template sacado de Blogger Templates
courses: .fr.tw.cn.ru