<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d15073566\x26blogName\x3dM%C3%ADrame,+que+te+estoy+hablando\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://anuski.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://anuski.blogspot.com/\x26vt\x3d8191894020025144467', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Si te quedas conmigo aquí,

verás que mi palabra viste de rojo carmesí...

sábado, septiembre 15, 2007

Insomnio, Hevia y morriña


6 de la mañana. Otra noche sin dormir.
No sé si serán los nervios del viaje a La France o las malditas fiestas.
Que decepción de fiestas. Tengo asimilado que no ligo cuando salgo de juerga, que ni siquiera ligo en Chueca el día del orgullo, pero en fiestas... o todos niños o todos borrachos, o demasiado macarras o demasiado bakalillas. ¿Dónde quedaron aquellos chicos carismáticos que te hacen reír en las fiestas?
El caso es que, sin ligar y sin dormir, me han dado las 6.
Busco un CD relajante y lo que más me puede servir son los CDs de Hevia (bueno, el del WoW también tiene su musiquilla tranquila, pero después paso de que me dé un infarto al pasar de una canción relajante a la de, por ejemplo, Orgrimmar, además de que después tengo sueños raros en las que llevo hachas y cosas por el estilo).
Total, Al otru llau. Pero nada más ponerlo, en vez de relajarme, empiezo a pensar en Asturias y a recorrerme mentalmente esos lugares maravillosos al son de la gaita de Jose Ángel, y mi corazón acelerado, porque es recordar mi tierra del alma y entrarme una cosa en el cuerpo que ni Madrid, ni París, ni Barcelona conseguirán nunca.
Y es que no sé cómo puede este hombre hacer que Baños de Budapest o El Sitiu me revolucionen el alma.
Llanes... Llanes es el fin del mundo, más allá de Llanes no hay nada, sólo olas rompiendo contra las rocas. Gijón, La Pola... ese cacho de paraíso que te adelanta lo que encontrarás en el cielo (que no es más que una Asturias infinita y eterna, con su sidrina y su fabada).
Yo no quiero estar en Asturias, quiero ser parte de ella, quiero fundirme en su tierra, en sus árboles, en sus lagos... si algún día muero (que mira que lo dudo) quiero que me lleven allí y pasar a ser un árbol de sus bosques.
Ay... quiero volver.
Siempre se vuelve...

Etiquetas:



Creative Commons License


Gracias a Blogger

Template sacado de Blogger Templates
courses: .fr.tw.cn.ru