<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d15073566\x26blogName\x3dM%C3%ADrame,+que+te+estoy+hablando\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://anuski.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://anuski.blogspot.com/\x26vt\x3d8191894020025144467', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Si te quedas conmigo aquí,

verás que mi palabra viste de rojo carmesí...

viernes, septiembre 30, 2005

Volver atrás en el tiempo

Entró corriendo en la habitación.
Cuando se enteró lo dejó todo para llegar lo más rápido posible hasta ella.
No le habían dado más detalles, el exceso de velocidad de un conductor loco, un semáforo en rojo… y allí estaba ella.
Rodeada de seres queridos, bella y delicada como una rosa recién cortada. Al igual que la necesidad de la flor de tener agua, ella necesitaba esos tubos para seguir viva, para alargar su agonía.
La familia, sin comprender bien por qué, supo que les tenían que dejar solos y se marcharon en silencio.
Él no decía nada, sólo la miraba. Quería abrazarla, besarla, decirle que él siempre la protegería, como meses atrás lo hacía.
Por su cabeza pasaron esos momentos de ternura, de risas, de felicidad.
En unos segundos desfilaron por su mente todos esos recuerdos.
Cuando hablaban de hacer locuras juntos, cuando las hacían, cuando intercambiaban esas miradas de complicidad, esas palabras prohibidas, esas canciones que hicieron suyas. Cuando la cogía de la cintura, cuando despertaba a su lado, cuando planificaban recorrer el mundo juntos…
Nunca podrá olvidar cómo se humedecían sus ojos mientras él le decía que era maravillosa. Pero mientras ella se preocupaba porque no la viese llorar, él se preocupaba de tomar la decisión correcta.
Ella habría lo habría dado todo para que ese momento, justo antes del último adiós, hubiese sido eterno.
No tardaron en volver las risas, las conversaciones alegres, porque los dos sabían que, a pesar de todo, había cosas que no debían morir.
Y siguieron haciendo su vida, uno lejos del otro, pero siempre juntos.
Él no quería perderla nunca.
Nunca pensó que esto acabaría. No así.
Su corazón latía ahora con más fuerza, hasta dolerle.
Quería gritar, quería dar vuelta atrás para darle todo lo que le negó, para vivirla muy dentro, para disfrutarla, para hacerla feliz… y para decirle lo que nunca se atrevió a decirle, porque ella lo esperaba cada segundo, pero nunca salió de su boca.
Su mirada se empaño, sus labios empezaron a temblar, cogió su mano y un frágil “lo siento” salió de su boca.
Se abrió la puerta y una chica se adentró en la habitación. Él se acercó, le abrazó, le besó y le susurró al oído un “te quiero”. Los dos salieron de la habitación, mientras al otro lado, como en otro mundo, salía de los ojos de ella la última lágrima que derramaba por él.

Etiquetas:


lunes, septiembre 26, 2005

Pre-boda, boda y post-boda (si es que cuando cojo una cámara...)

Capítulo one: Jo, tía (Anuski superfashion).

Tras el intento fallido de varios días buscando ropa para la boda en otros centros comerciales, donde acabé o bien recordando mis tiempos de adolescente loca con mis amigas (“si estuviese aquí Eva, ahora estaríamos…”) o bien intentando secuestrar patos y minipatos (no me dejaron, jo), decidí irme al Xanadú.

“Con la de tiendas que hay, seguro que encuentro algún vestidito mono” me dije.

Hasta que llegué y me di cuenta de que en las tiendas de ropa de vestir reinaban los vestidos verdes y demás colores (jamás me veréis con un vestido verdecito o naranja).

Después de dar vueltas y vueltas por el resto de las tiendas de ropa “aunque no vaya supermona, podré ir un poco elegante” pensé. Una leche! El concepto de elegancia que tienen tiendas como Zara dista muchísimo del mío.

¿Pero quién es capaz de ponerse esa ropa para otra cosa que no sea limpiar la casa? Y encima unos precios…

Total, cuando las chicas de los puestecillos que hay en la parte de fuera ya me miraban raro de todas las veces que había pasado por delante de ellas, decidí meterme en el Stradivarius (que le den a la elegancia) y aprovechando que el Newyorker estaba enfrente hice un par de visitas a cada una, cual pelota de tenis, para al final comprarme la ropa allí. Total, ya que no voy bien vestida, por lo menos vestir con un poco de buen gusto. Así que toda la mañana perdida para después encontrar la ropa de la boda en 20 minutos.

Después estaban los zapatos. Mis padres me debían unos zapatos de regalo de reyes (si, desde enero llevo buscando zapatos, qué pasa?). Este año he tenido suerte y se lleva el calzado de materiales que no son piel, miré en dos tiendas, y en la tercera… tachán!!! Unos zapatos muy chulos negros, de tacto suave y de la marca “nenapunk” (no había visto en mi vida esa marca, pero me mola).

Me pasé por el Lush (ya os hablaré de esta tienda) me compré desodorante, tratamiento para el pelo y henna, bajé a la planta de abajo (todavía hay recuerdos contra los que no soy capaz de enfrentarme, así que algunas partes las evité bastante), me cogí un café con helado de chocolate en la heladería esa que tienen unos helados muy ricos y tiré para casa.

Para sorpresa mía, a mi madre le gustó la ropa que me había comprado. Acostumbrada a tener una hija superfashion y un marido recién transformado en metrosexual, una hija pintillas ya no le sorprende.

Capítulo two: Como ir de jipi a una boda y que la gente no te mire mal.

De camino a Ávila vi vaquitas.


Image hosted by Photobucket.com
Las que mandan (mi mami y mi tía)

Image hosted by Photobucket.com
Mi papi metrosexual

Image hosted by Photobucket.com
Mi tío preferido

Image hosted by Photobucket.com
Mi otro tío prefe

Image hosted by Photobucket.com
Las canis (mi hermana y mi prima)


Ah, y comí en un restaurante de superlujo donde descubrí que los del Opus en vez de besar, chupan (sustituyeron el tradicional “que se besen!” por una cancioncilla que decía algo así “chúpala, chúpala, chúpala a la Maite, chúpala…”)

Capítulo three: El arte de desvariar sin complejos.

Quedé con Jorge en la estación de Metro (otro mártir que me tiene que esperar siempre que quedamos). El plan era quedar primero con sus amigos que habían quedado para tomar algo y después con los míos, que estaban celebrando un cumple y después se pasarían por el Oasis.

El caso es que al final llamamos a Santi y decidimos que ya nos veríamos después.

Nos fuimos a comer unas bravas a un bar porque Jorge no había cenado y no fuimos a cenar por ahí porque le dije que no tenía hambre (y después me comí la mitad de las patatas) y nos fuimos para la plaza.

El Oasis estaba lleno de gente rara y de música rara, así que nos salimos para fuera.

Llamo a Evo y me dice que va a tardar una hora (y eran las 12:30, vaya horitas para cenar…) así que fuimos a dar una vuelta por ahí.

Cuando volvimos estuvimos con Womy, Ichi y la novia en el Oasis un rato (lo que se tarda en entrar hasta la barra de dentro y salir) y nos quedamos fuera con Sandry y una amiga hasta que vino Evo a buscarnos para ir a La Jungla, donde estaba el resto. Cuando llegamos resulta que no sé por qué no podíamos entrar. Además, la mitad de la gente se tuvo que ir. Aproveché para declarar en público que Jas es ahora de mi propiedad y que él lo confirmara (vale, dijo que era de todos, pero más mío que de ninguno) y nos volvimos al Oasis. Después se fueron Ichi y la novia y al rato Womy.

Cuando nos cansamos salimos un rato a dar otra vuelta (buscando, buscando…) y acabamos en un banco de un parque por ahí perdido “hablando” (adaptado a los escasos recuerdos que tengo de ese momento):

Jorge: (hablando de cualquier tema) blablabla

Yo: si, blablaba *pestañeo laaaargo*

J: blablabla

Y: *cierro los ojos, pero sigo hablando* Mira que decirle a tu madre que blablabla.

J: Es que blablabla

Y: …

Y: *pensando*

Y: Oye.

J: Dime.

Y: ¿Qué hacemos hablando de esto?

J: Has sacado tú el tema.

Y: ¿A cuento de qué?

J: Nu sé. ¿Te has quedado dormida?

Y: …

J: ¿Vamos andando para el Metro?

Y: Sí, mejor.

Lo grave no es que me hubiese quedado dormida y me hubiese puesto a hablar, lo grave fue que después se repitió varias veces…

Cuando abrieron el Metro (*cambio de cara de empanamiento a cara de emoción “Anda, mira, ya están abriendo” “Te lo acabo de decir ¬¬” “Ah, sí”) me metí para dentro a esperar el tren y me quedé dormida (sí, otra vez) hasta que vino.

Al salir de la estación descubro que, por primera vez en la historia, no había un solo taxi en la parada, así que a andar.

Llegué a casa medio muerta y conseguí llegar a la cama, donde me metí triunfante.

Por cierto, me está echando muchísimo de menos (la cama), voy a tener que ir con ella.


NOTA: En todo el fin de semana lo único que bebí fue el vinito que me sirvieron en la comida y un Nestea acompañando las bravas (para el que piense que los desvaríos fueron fruto del alcohol).


Un regalo para la vista...
Image hosted by Photobucket.com


Quien quiera la foto en grande, que me la pida. A mí me encanta.

Etiquetas:


miércoles, septiembre 21, 2005

De un tiempo a esta parte... (v1.1)

...me han pasado muchas cosas, aquí lo bueno y lo malo:

LO BUENO:

- He visto a María, Inma y Jonás y les van bien las cosas.

- Este fin de semana me lo he pasado genial.

- He conocido a Jorge.

- He sabido pedir perdón y perdonar cuando debía.

- Tengo el Messenger de Chisa y ya tenemos acordado el tocamiento mutuo de pezones.

- Está entrando carne fresca en Depravados.

- Mi gatita ha vuelto a dormir conmigo por la noche.

o Cosa mala relacionada: Está intentando comerse el cuaderno.

- He ido de compras y me lo he pasado genial (aunque no le he hecho ni caso a la ropa).

o Cosa mala relacionada: Estamos a miércoles y todavía no he encontrado nada para la boda (mi abuela me deshereda).

- He encontrado a alguien a quien echo de menos y que me echa de menos cuando no está conmigo.

- Tengo varios proyectos sobre la mesa.

- Belta ha vuelto a escribir.

- He vuelto a hablar con Rubén y se han arreglado las cosas. (Es la primera vez que te llamo así, qué raro me suena).

- Tengo ganas de salir adelante y he sido capaz de no hundirme del todo (¿ves como soy fuerte?).

- He descubierto el blog de Santi y me ha enganchado.

- He terminado de pasar lo que tenía en el ordenador viejo al nuevo (bajo la presión de mi padre, pero lo he hecho).

- Este fin de semana se me presenta muy prometedor.

- He encontrado los 5 CD’s de música ochentera que tanto me gustaba y que habían desaparecido hace unos meses.

o Cosa mala relacionada: Me tiro hasta las tantas de la noche escuchándolos.

- He encontrado un sitio donde venden barato el frasco de Deep Red y me lo compraré cuando mi sueldo supere los 300€/mes.

- Han acabado las fiestas y ya puedo dormir tranquila.

o Cosa mala relacionada: No lo hago.

- Estoy a punto de subir a nivel 40 y tendré dinero suficiente para la montura.

- Cierta persona encontró el pendiente que me trajo mi tío de Cuba y perdí por ser un desastre.

- He descubierto los ojos más bonitos que he visto en mucho tiempo.

- Ya no tengo la manía de decir “gracias, que aproveche” hasta a la cajera del Alcampo (sí, lo hice, ¿qué pasa?).

- Llevo una semana sin problemas de estómago (sin contar el empacho de helados).

- Tengo un montón de cinturones y la gorra de McChica.

- Pasaré una noche en el Ritz (y si no, al tiempo).

- Ya no tengo sólo 4 canciones en el ordenador y ahora puedo escuchar más cosas.

- He hecho las paces con Jack y volvemos a ir juntos a todos lados.

- Mi padre ya no me despierta por las mañanas.

- Mi madre ha preparado cocido este domingo (por fin).

- Alguien se tragó Matrix en italiano (hace falta valor) porque le dije que me gustaba que hablase italiano (lástima que cuando intentó enseñarme lo aprendido llevase unos cuantos “jotabeses” encima y sólo se acordase de “Neo” y “arrivederci Trinity”).

- Me gusta recibir mensajes cariñosos y despertarme con algunas llamadas (aunque si fuesen a horas más decentes me gustaría aún más).

- Estamos en la penúltima semana del mes y sólo me he gastado 1/3 de mi sueldo (creedme, tiene mérito).

- Mi gatita sigue aquí acurrucada durmiendo (normalmente a estas horas ya se ha ido).

- Mi padre (a partir de ahora nos referiremos a el como papicuantotequiero) se ha decidido a poner Wi-Fi en casa.

- Chronos se va el lunes a la mierda esa y no vuelve hasta dentro de 4 meses (ves que fácil? ya apareces en la lista de cosas buenas).

- Abo (otro que se me enfada si no le pongo en la lista de lo bueno).


LO MALO:

- He dicho cosas que no tenía que haber dicho y he mandado a la mierda (literalmente) a demasiadas personas.

- A Moi le confundieron con un skin y les dieron cañita a él y a Jas.

o Lo peor: Me lo perdí.

- La moderación de wow-esp considera que mi post de despedida es un criadero de spam y quieren cerrarlo (Abo, te mataré).

- Dentro de unos días Chronos se va y todavía no he aprendido a administrar el foro de greatboard.

- Greatboard es una mierda, se cae cada dos por tres y mis foritos dejan de funcionar.

- He ido al dentista para una revisión, me han dicho que sólo necesitaba una limpieza, me han hecho un daño tremendo, me han cobrado 30€ y sigo teniendo los mismos problemas que antes de ir.

- Un amigo mío está mal (de ánimos) y no encuentro el regalo que le prometí.

- Jorge me quiere quitar a Jack y a la gata. >.<

- No me ha gustado la actitud de determinadas personas ante determinadas situaciones.

- Se me va a caducar la botella de sidra y no voy a poder beberla con quien dije que lo haría.

- No sé escanciar sidra.

- No tengo dinero para irme a Barna a tomar un café y tener una larga charla con Belta.

- Son las 4 de la mañana, no tengo sueño y se me acaba la página (estas cosas las escribo en mi cuaderno y por la mañana las paso a ordenador).

- Se me olvidó hablarles del tema a mis padres y han comprado un montón de cosas con soja.

- Por primera vez en la vida cierto momento del mes no se retrasó y me fastidió algunos planes de este fin de semana (aunque aún así fue genial todo).

- Después de nosecuánto tiempo sin hacerlo, mi madre me dio una colleja de improviso al descubrir cierta marca (me dejó flipando y sin palabras).

- Echo de menos los sundaes con doble (o triple) de chocolate.

- Ya no podré volver a hacer guarrerías mezclando varios sabores en un mismo sundae.

- Cuando entro en el Burger King no puedo evitar examinarlo y comparar su sistema con el del McDonald’s.

- Todavía no he tenido valor de volver al Xanadú y enfrentarme a mis recuerdos.

- Me quedaré sin ver Charlie y la fábrica de chocolate en el cine.

- Todavía me duele escuchar algunas canciones suyas.

- No me gustan los tatuajes.

- Llevo toda la mañana modificando esto porque nadie me había avisado de que con el internet explorer se veía mal y me he tenido que enterar hoy que sólo puedo acceder a internet desde el ordenador portátil de mi madre y tardo mil años en hacer algo por culpa de la mierda del ratón. Avisadme jodíos, que yo uso Firefox!! (os mataré).

Etiquetas:


lunes, septiembre 19, 2005

Adiós, cariño.

Acabo de pasar un rato muy duro.
Se me acaba de clavar hasta el fondo el puñal que tenía desde hace un tiempo.
Tal vez fuese necesario, espero que sí, porque me estoy desangrando.
Decirle adiós a la persona a la que quieres no es fácil.
Espero que tengas razón.
Espero que esto no afecte a una posible relación futura.
Espero poder darlo todo a la persona que me lo de todo.
Espero poder enamorarme con la misma intensidad.
Espero que acordarme de ti no me corte las alas para querer a otra persona.
Espero poder dejar de llorar.
Espero poder dejar de odiarte.
Y de quererte.
Merezco la oportunidad de ser feliz.
Quiero serlo.
No me olvides.
Yo no lo haré.
Este post tiene de fondo la música de U2, With or without you, que es lo que estoy escuchando ahora.

Etiquetas:


sábado, septiembre 17, 2005

Mis colores

Viernes a las 2:13 de la noche. Pasan las horas y sigo sin poder dormir.
Noto una angustia en el estómago y no sé si es la úlcera que vuelve a dar caña o las secuelas de una semana como esta.
Han pasado tantas cosas…
Ha habido tantas despedidas…
Algunas todavía me duelen, otras me mantienen indiferente, es lo que había que hacer y punto.
Pero, ¿qué pasa cuando el “es lo que hay que hacer” en la vida de dos personas no coincide?
Yo sólo sé lo que pasa cuando se toman decisiones como esta. O cuando no se toman y dependes de las decisiones que ha tomado otra persona.
Duele.
Mucho.
¿Qué es lo que pasa cuando tus sentimientos se niegan a hacer algo que “tienes que hacer”?
Yo todavía no he entendido qué tienen de malo los sentimientos, es lo más profundo que puedes tener, lo más tuyo, lo más valioso, lo más bello.
Pero te cortan los pies porque “no es lo correcto”.
Los míos siguen ahí, pero esta vez heridos, porque alguien ha intentado eliminarlos. O como diría “enfriarlos”. ¿Cómo son los sentimientos fríos? No existen. Los sentimientos son cálidos, como los abrazos.
Lo único que se consigue intentando eliminar sentimientos es hacer daño, causas dolor en la persona a la que se lo haces y te causas dolor a ti mismo.
No puedo hablar calculando mis palabras, tener conversaciones disfrazadas, convencerme de lo que no es, mirar para otro lado, no sentir lo que sentía, no echar de menos lo que sentías, lo que decías, lo que hacías, fingir que lo he conseguido.
No puedo ver cómo calculas tus palabras, como se falsea todo.
Serán las consecuencias de vivir de los sentimientos, de que ellos sean los que me alimentan, y ahora me están envenenando.
Quiero volver a sentir. Sin más.

Etiquetas:


viernes, septiembre 16, 2005

La noticia del día (de ayer)

Image hosted by Photobucket.com

Una esvástica grabada a cuchilla es el salvaje recuerdo que dejaron en Oviedo dos sujetos de «aspecto neonazi» a una joven comunista de 24 años.

Etiquetas:


miércoles, septiembre 14, 2005

De colores

Él, el que tantas vidas había llenado de colores, el anónimo que encendía la luz de los días oscuros de tantas personas.
Él, que pensaba que el mejor regalo para alguien era una sonrisa. Tanto que su sonrisa se convirtió en lo más bello que tenía, que la sonrisa de alguien, de un amigo, de un desconocido, era su misión al comenzar el día, su batalla ganada al llegar la noche.
Aquel del que nadie supo nada, que dio colores hasta cuando sus días eran grises. Dio tanto a cambio de una pequeña muestra de afecto…
Pero ese demonio siempre le persiguió, hasta el punto de no poder vivir sin él, de vivir siempre ausente por no saber huir, por no haber podido escapar de esa maldita soledad, que cada vez le hundía más, hasta llevarle a la peor de las miserias.
Nadie supo como entrar en su mundo, como atravesar aquella barrera que le separaba del mundo.
Sólo ella lo logró, sólo a ella se entregó, de dio todo, los colores más bellos que guardaba en su paleta, los momentos más hermosos que nadie había vivido.
Le dio su vida, sus ilusiones, se lo ofreció todo sin dudarlo un momento.
Creía que si así hacía lo bello no acabaría, no tendría límites. Incluso cogería tanta fuerza como para hacer temblar el mundo, como para hacer desaparecer a su demonio…
No había sentimiento más profundo que la felicidad que tenía, que el amor que sentía.
Hasta que sintió el dolor más desgarrador al perderla.
No supo salir de esa cárcel fría que desde ese momento le tiene preso.
Hoy yace en esa cama, herido, manteniendo vivo lo poco que tiene, el recuerdo de su sonrisa, de sus abrazos. Se estremece al recordar sus caricias, intenta revivir la sensación de su mano recorriéndole la espalda suavemente, mientras el puñal se clava cada vez más dentro, recordándole que esos momentos no volverán.
Su cabeza hundida en la almohada empapada de lágrimas, su cuerpo se funde con las sábanas blancas, porque sus colores se han perdido.
Su luz se apaga sutilmente con cada segundo que pasa.
Una extraña paz interior le invade.
Él no se resiste, ya nada importa.
Ya no hay lágrimas, ya no hay colores, ya no hay luz.

Etiquetas:


viernes, septiembre 09, 2005

Boulevard of Broken Dreams

I walk a lonely road
The only one that I have ever known
Don't know where it goes
But it's home to me and I walk alone

I walk this empty street
On the Boulevard of Broken Dreams
Where the city sleeps
and I'm the only one and I walk alone

I walk alone
I walk alone

I walk alone
I walk a...

My shadow's the only one that walks beside me
My shallow heart's the only thing that's beating
Sometimes I wish someone out there will find me
'Til then I walk alone

Ah-ah, Ah-ah, Ah-ah, Aaah-ah,
Ah-ah, Ah-ah, Ah-ah

I'm walking down the line
That divides me somewhere in my mind
On the border line
Of the edge and where I walk alone

Read between the lines
What's fucked up and everything's alright
Check my vital signs
To know I'm still alive and I walk alone

I walk alone
I walk alone

I walk alone
I walk a...

My shadow's the only one that walks beside me
My shallow heart's the only thing that's beating
Sometimes I wish someone out there will find me
'Til then I walk alone

Ah-ah, Ah-ah, Ah-ah, Aaah-ah
Ah-ah, Ah-ah

I walk alone
I walk a...

I walk this empty street
On the Boulevard of Broken Dreams
Where the city sleeps
And I'm the only one and I walk a...

My shadow's the only one that walks beside me
My shallow heart's the only thing that's beating
Sometimes I wish someone out there will find me
'Til then I walk alone...

Etiquetas:


martes, septiembre 06, 2005

Comunicado oficial

He dormido poco.
Muy poco.
Y es que le he estado dando vueltas a la cabeza, y he tomado una decisión importante.
Lo dejo.
Llevo una vida desequilibrada. No tengo horarios de comidas, puedo comer tanto a la 1 de la tarde como a las 6. Ya bastantes problemas tengo con la comida como para que éste sea uno más.
Y con el sueño lo mismo. Igual me acuesto a las 3 de la mañana que me levanto a las 9. Después no puedo dormir bien y ando todo el día cansada.
La espalda la tengo hecha polvo, y eso a los 20 años no es nada bueno.
Así que hoy hablaré con mi jefe. El día 11 será el último día de la McChica.

Etiquetas:



Creative Commons License


Gracias a Blogger

Template sacado de Blogger Templates
courses: .fr.tw.cn.ru