<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d15073566\x26blogName\x3dM%C3%ADrame,+que+te+estoy+hablando\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://anuski.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://anuski.blogspot.com/\x26vt\x3d8191894020025144467', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Si te quedas conmigo aquí,

verás que mi palabra viste de rojo carmesí...

sábado, agosto 18, 2007

Paz

Hoy siento una extraña paz interior. Una paz inexpliable que me hace estar en armonía conmigo misma, que aparece sin motivo aparente y no quiere desaparecer.
Me hace capaz de enfrentarme a todo sin un ápice de maldad, aceptarme a mí misma y a los que me rodean, que reconcilia mi pasado con mi presente y mi futuro.
Esa paz me asegura que la falta de rencor hacia los demás me ha hecho invulnerable.
Es algo tan profundo que no se puede permanecer impasible ante ello, pero tan sutil a la vez, que no se puede expresar con la risa.
Oigo tu canción. La canción que sin razón alguna asocié contigo cuando nos conocimos. Y me entran ganas de llorar. Sin pretenderlo, vuelvo a pensar en ti y en que quizás quiera quererte. O quizás ya lo haga. Quizás seas tú mi único tormento...

Etiquetas:


Hace dos años, dos semanas y un día...

Hace dos años y dos semanas y un día empecé con esto. ¿La intención? Ni idea. Supongo que darle una segunda oportunidad a esto de la blogosfera (¿se dice así?) y retomar el tema de una forma más mía que anteriormente. Y supongo también que todos los que tenemos un “templo del egocentrismo”, como dice alguna persona, necesitamos ser leídos.
La verdad, no sé si me lee nadie, o si a estas alturas de la vida queda algún asiduo de los de antes.
Pero esto se ha convertido en mi casa, en un espacio mío y sólo mío (y de Blogger) donde hago lo que quiero. Un rinconcito donde puedo expresar mis pataletas, mis llantos y mis alegrías. Donde puedo dar vida a los personajes de mis historias con sólo unas palabras, y quitársela con la misma facilidad.
¿Qué era de mí y qué es ahora?
El 2005 es recordado con añoranza por algunos, por ser el año emocionalmente más completo, el año que vivimos con más intensidad, en el que un grupillo de personas rondando los 20 aprendía a vivir e intentaba volar con unas alas de cartulina, buscando su camino.
A día de hoy, aún no lo he encontrado, pero tampoco tengo mucha prisa por hacerlo. Porque al fin y al cabo, lo interesante es la búsqueda y, una vez encontrado el objetivo, se pierde la gracia. ¿Compensa? Pues no lo sé, pero si compensa cambiar el caos por la rutina, que lo haga dentro de un tiempo.
Hasta entonces aquí seguiremos... con nuestras alas de cartulina.

Etiquetas:



Creative Commons License


Gracias a Blogger

Template sacado de Blogger Templates
courses: .fr.tw.cn.ru